Domingo de evitar la fatiga…
0
5
¿Para quien te guardas?
0
En mi adolescencia lo hacía todo el tiempo…
332
0
0

Ella siempre va un paso adelante de mí, ella es la musa… de él.

Y yo soy la araña.

"Todos los hombres notan cuando una mujer ardiente entra a una sala. Pero todas las mujeres (y sólo algunos hombres) notan cuando una mujer bella entra a una sala. Las mujeres secretamente admiran a las mujeres bellas. No existen más grandes admiradores de las mujeres bellas que otras mujeres. Las mujeres se visten, maquillan, usan ropa de diseñador para otras mujeres… rara vez para los hombres. A los hombres no les importa en absoluto quién diseñó los zapatos, el vestido, el bolso. No lo notan siquiera. ¿Luce bien? Sí. ¿El vestido y los zapatos son removibles? Perfecto.

Se liga a las mujeres ardientes. Raramente a las mujeres bellas. ¿Por qué es esto? Es porque los hombres entienden a las mujeres ardientes; son una entidad conocida. Los hombres saben qué hacer con ellas, o más precisamente, lo que les gustaría hacer con ellas. Las mujeres ardientes tienen un lado frontal y un lado trasero. No hay ningún misterio allí. Las mujeres bellas, por el otro lado, poseen una complejidad, una profundidad, una gracia matizada, que confunde a la mayoría de los hombres. Los hombres no tienen idea de qué hacer con ellas. Así que las mujeres bellas son cortésmente pasadas de largo.”
— Zan Perrion

0
0
0
0
matrixagent:

finally!
122
0
Next Page »